valhalla

Valhalla, en la mitología nórdica es el paraíso de los guerreros que mueren en batalla. En este caso Valhalla  es un juego de azar y  estrategia a la vez, en el cual los jugadores superan  obstáculos físicos producto de los ataques de sus opositores y de los caprichos de los dioses para alcanzar una vida futura feliz en el pasillo de Odin – Valhalla. El juego es una versión nórdica del  Senet,  juego que se originó en Egipto antiguo y fue adoptado por los Griegos y más adelante por los romanos, hasta que se hizo su versión del norte en Escandinavia medieval. La forma del tablero responde a la de una serpiente, representando la serpiente de Midgard que moró en el océano profundo y cercó el mundo. A lo largo de la parte posterior de la serpiente están tres filas de 12 espacios cada uno, algunos de los cuales están marcados por simbolos que representan varias condiciones especiales. La primera fila es el puerto casero, en donde las fichas de cada jugador comienzan el juego.  En el centro está una isla con una yarda de la nave en donde los jugadores deben ir para las reparaciones si se dañan sus naves. La tercera fila representa el trayecto final del viaje, donde los jugadores pueden formar los bloqueos, arribar a un puerto seguro, o a la bahía rocosa, enviándolos de nuevo a las yardas de reparación. Una vez más allá de las quijadas de la serpiente, sus naves pasan en Valhalla,  punto en el que dejan el tablero. LAS RUNAS DEL DESTINO En la mayoría de los juegos antiguos se utilizaban piedras o palillos en vez de dados para determinar el número de espacios que el jugador puede moverse. Cada piedra  tiene un lado marcado con un simbolo, la combinación de las cuatro piedras nos da la directiva que el jugador debe obedecer.