Serpientes y Escaleras

El origen de este juego de mesa proviene del hindú moksha-patamu. A su versión original se le atribuyen valores morales, puesto que simboliza el recorrido moral a lo largo de toda una vida, hasta alcanzar el cielo. Las escaleras son nuestros actos virtuosos que acortan el viaje del alma hasta alcanzar un estado de perfección definitiva. Las serpientes son, por el contrario, la representación de nuestros actos negativos por las que descendemos en el trayecto de nuestro camino.
La mayoría de las versiones occidentales de este juego de mesa han perdido este simbolismo, pasando a ser una mera carrera de obstáculos y de persecución.

Latrunculi juego de estrategia

Latrunculi quiere decir “soldados-ladrones” o “mercenarios” y era el juego más popular del hombre racional en el Imperio romano. Este juego parece haber pasado por una transición, y  deriva sin dudas del juego griego Petteia. Platón nos dice que Petteia era originalmente de Egipto. Algunas ánforas griegas muestran en sus dibujos a Áyax y Aquiles jugando al Petteia. Estos jarrones predatan a los tableros romanos.

El latrunculi es un juego neto de estrategia y se han encontrado numerosos tableros con distinta cantidad de casillas, el que aquí ofrecemos responde al encontrado más recientemente (1996) en Stanway en Essex, Inglaterra.  El tablero ha desaparecido, pero los puntos esenciales y los accesorios de metal aún están presentes y las piedras permanecen básicamente en el lugar donde fueron dejadas. Aparentemente se habían jugado tres o cinco movimientos.

Es sin dudas una transición entre el latrunculi romano de piedra única y el Hnefatafl (tablut) nórdico. Es un juego neto de estrategia.

reversi


Tiene sus orígenes en Inglaterra, en el siglo XIX, patentado exactamente en 1888, misma epoca en que comenzó a comercializarse en EEUU. En 1971 el japonés Goro Hasegawa creó las que serían las reglas modernas del otelo, lo llamó Othello. El reversi se diferencia del otelo en dos aspectos: En el reversi, el tablero comienza vacío, y en cada uno de los dos primeros turnos cada jugador coloca una ficha de su color en uno de los cuatro cuadrados centrales. En el otelo las cuatro fichas centrales comienzan ya ocupadas, eliminándose pues una de las configuraciones de inicio del reversi. La otra diferencia es que al jugar al reversi, de igual manera que en el otelo, se puede perder el turno, pero una vez que uno ha agotado sus treinta y dos fichas, el otro jugador puede continuar jugando con las fichas que le resten. Debido a que Othello es una marca registrada, la palabra reversi tiende a sustituirla en muchos casos , mientras que se mantiene la palabra Othello en las federaciones y asociaciones. Exquisito juego de estrategia.